Ni un paso atrás

Las compañeras de Castilla y León se están movilizando y pidiendo apoyos de todos los territorios ante el retroceso que supone el nuevo gobierno en su comunidad.

Nosotras ya hemos firmado el Manifiesto y estaremos atentas a todo lo que se vaya publicando, te dejamos enlace para que puedas sumar con tu apoyo.

NUESTROS DERECHOS NO SE NEGOCIAN

 

Aqui el texto del manifiesto completo:

MANIFIESTO COMÚN CON MOTIVO DE LA INVESTIDURA DEL GOBIERNO DE EXTREMA DERECHA EN CASTILLA Y LEÓN
 

Desde Rebelión Feminista, Asamblea Feminista de Burgos y Movimiento Feminista de Salamanca mostramos nuestra repulsa ante el pacto de investidura que va a poner a la extrema derecha en el gobierno de Castilla y León durante la próxima legislatura. En los últimos años el movimiento feminista ha mostrado su fortaleza en las calles, en los hogares, en el ámbito laboral, en las instituciones y en los espacios sexoafectivos, retando a un pulso al machismo. El patriarcado, como sistema estructural, se ha resentido. Sin embargo, sigue presente y ha mostrado su cara a través de una violenta reacción antifeminista. Esta reacción ha tenido un gran altavoz en muchos de los canales de YouTube que ven menores, en las asociaciones de padres divorciados o en muchos medios de comunicación llenos de noticias falsas. VOX se ha nutrido de esta reacción antifeminista para plantear propuestas de políticas públicas misóginas y ganar adeptos. Las propuestas de VOX no son solo misóginas, también son racistas, islamofóbicas, gitanofóbicas, LGTBIFóbicas, capacitistas, cuerdistas y se basan en la exaltación de la sociedad que quería imponer e impuso el nacionalcatolicismo. Esto dejó como herencia una cultura alejada de los valores democráticos de respeto a los derechos humanos o como ellos dicen, “del consenso progre”. Esto es lo que quiere VOX; rescatar el fascismo y adaptarlo a nuestros días. Le dicen a la sociedad que debe sentirse orgullosa de mostrar su rechazo hacia los menores extranjeros no acompañados. O de negarle a sus hijes su derechos a tener formación en diversidad utilizando el Pin Parental.

En Castilla y León ya estábamos a la cola en todo, pero este pacto nos deja con promesas de pérdidas de derechos, especialmente para las mujeres. VOX niega la violencia de género y el PP, que ha firmado un Pacto de Estado contra ella, traiciona su palabra y nos traiciona a las mujeres convirtiéndose en cómplices para derogar la Ley de Violencia de Género. Mañueco promete que va a seguir existiendo, pero esto es porque la Ley de Violencia de Género es una ley orgánica y por tanto, la Junta de Castilla y León, no tiene competencias para erradicarla. A lo que sí se ha comprometido este gobierno de Castilla y León es a poner en marcha una Ley de Violencia Intrafamiliar que dejará sin fondos a todos los servicios de atención directa a mujeres víctimas de violencia de género. Antes no llegaban al medio rural, ahora ni siquiera llegarán a la ciudad. Estos servicios son públicos, servicios sociales dependientes de las diputaciones o los ayuntamientos. Solo quedarán los servicios de atención y protección a las mujeres víctimas de violencia de género que no dependan de la Junta de Castilla y León. Todos los años, más de la mitad de las mujeres que son asesinadas, lo son a manos de sus parejas o ex parejas. 1134 mujeres han sido asesinadas de esta forma desde 2003. Este gobierno será cómplice de los asesinatos que se cometan en nuestra comunidad autónoma por negarle el socorro y asistencia a mujeres amenazadas por sus parejas o ex parejas. Y lo mismo con la violencia vicaria, que arrebata la vida a menores por ser vulnerables y para hacer daño a sus madres.

Otro punto del pacto que nos preocupa es el relacionado con la Educación, habiendo propuesto ellos: un «modelo educativo basado en el mérito, el esfuerzo y la capacidad, que tenga por objeto la excelencia, generador de oportunidades y libre de adoctrinamiento ideológico». Hablan de mérito, esfuerzo y capacidad aquellos que basan su campaña en los bulos y en el odio. Hablan de oportunidades para una comunidad autónoma cuyo problema no es la Educación, sino la ausencia de opciones laborales que expulsa a la juventud de su tierra. Y hablan de adoctrinamiento ideológico aquellos que, cuando han tenido la oportunidad, han establecido un veto a la Educación a través de un Pin Parental. El alumnado no es propiedad de nadie, incluyendo sus progenitores, y tiene derecho a recibir una educación completa y digna. Son ellos los que quieren imponer su ideología en nuestros centros escolares. Nos parece particularmente peligroso que hayan entrado en el gobierno ahora que tenemos en marcha una nueva ley educativa, la LOMLOE, cuyo desarrollo depende de la Junta de Castilla y León.

El pacto de gobierno no menciona directamente la Ley de Memoria Histórica. Habla de “reivindicar nuestra historia común” a la vez que intenta dejar atada y bien atada la Educación. Siendo herederos de la dictadura, lo único que esperamos es un currículo basado en la tergiversación y manipulación de la historia. Nosotras no vamos a olvidar la purga del franquismo contra la enseñanza o la represión franquista a las mujeres. Violadas y rapadas para ser humilladas y, posteriormente, adoctrinadas a través de la Sección Femenina, para ser buenas madres y esposas. No vamos a olvidar la Ley de Vagos y Maleantes que encerró a tantas personas queer, prostitutas y personas vulnerables en campos de concentración. Tampoco se nos escapa la hipocresía de VOX al reivindicar a Clara Campoamor para explicarnos a las mujeres quiénes eran buenas feministas. Clara Campoamor murió en el exilio en Suiza extrañando su tierra, expulsada por las mismas ideas que VOX quiere rescatar.

El pacto de gobierno quiere “promover una inmigración ordenada” en nuestro territorio, que no hace más que expulsar población. Mañueco no lo sabe contestar en rueda de prensa, pero nosotras sabemos que esto significa identificaciones a personas racializadas por la calle; es decir, redadas racistas. Pero lo que más nos preocupa es la situación de los menores extranjeros no acompañados, criminalizados, estigmatizados y acosados a las puertas de sus centros. ¡Son menores! VOX se aleja hasta de la “Convención de los Derechos del Niño”.

Llevamos años exigiendo que se cumpla la Ley del Aborto, un derecho reconocido desde el año 1985 y que ha sido durante décadas incumplido en nuestra comunidad. Nos han negado nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo a través de objeciones en bloque, opacas, que no existen legalmente y que son promovidas desde las jefaturas del Servicio de Ginecología. En el último dato que tenemos, las casi 2421 mujeres que decidieron abortar en 2020, fueron desplazadas a otras provincias para ello. Hoy, 37 años después, no solo va a seguir incumpliéndose esta ley, sino que probablemente tengamos que ver cómo se financian de manera importante organizaciones como Red Madre o el aumento de la propaganda misógina, como la que hemos visto en las marquesinas de nuestras ciudades de la Asociación Católica de Propagandistas.

Lo que no está en peligro son las leyes LGTBI+ y Trans porque ninguna de ellas había sido aprobada en nuestra comunidad autónoma. Junto con Asturias y Castilla la Mancha, somos una de las tres únicas comunidades donde no se han legislado los derechos de estos colectivos. Exigimos la aprobación de las dos leyes en nuestra región. No es solo que no estemos dispuestas a dar un paso atrás, sino que seguimos queriendo dar pasos adelante.

También están en peligro los avances que las compañeras anticapacitistas han conseguido en muchas comunidades. En nuestra comunidad, la Ley de Dependencia y la Ley de Accesibilidad no se cumplen. No se adaptan muchos espacios agarrándose a la Ley de Patrimonio Histórico. ¿Son más importantes los edificios que las personas discas? No sólo eso, en nuestra comunidad, el presupuesto de sanidad ha quedado reducido de forma ridícula, sobre todo durante la pandemia. De este modo, las enfermas crónicas han quedado indefensas ante los avances de sus patologías. Y las valoraciones de discapacidad paralizadas o reducidas, creando una lista de espera aún mayor de lo que ya era. Esto no solo es vergonzoso, sino que es inhumano. Muchas compañeras que necesitan adaptaciones, no pueden acceder a ellas porque no les valoran la discapacidad. Muchas mueren sin conseguir sus derechos humanos porque no olvidemos que la accesibilidad a todos los niveles son derechos humanos. VOX y el PP pueden ponerse la bandera anticapacitista hablando en contra de la eutanasia, pero es falso. De nada sirve negar el derecho a una muerte digna, si no se garantiza la vida digna para todas las personas discas, enfermas crónicas y psiquiatrizadas. Si no se garantiza el acceso inmediato a las herramientas que necesitamos para garantizar que nuestra salud, la de todas, se proteja. Y eso incluye suficiente personal médico formado y bien pagado, trabajando solo las horas estipuladas. No médicas, enfermeras, asistentes de dependencia, técnicas de rayos, etc. exhaustas cargando con la responsabilidad de mantenernos vivas. Porque la lucha anticapacitista incluye la lucha por la Sanidad Pública y de calidad.

Por todo ello, os comunicamos que vamos a plantar cara. No vamos a quedarnos calladas ante esta agresión a nuestros derechos. Nos unimos para ser más fuertes. Nos coordinamos porque organizadas somos mejores. No vamos a permitir que nos quiten lo poco que hemos conseguido arrancarle al partido que lleva gobernando esta tierra más de tres décadas. Nunca nos ha dado miedo enfrentarnos al PP, y tampoco nos dan miedo sus aliados. Las mujeres no somos una moneda de cambio para que Castilla y León continúe siendo su feudo. No vamos a callarnos, y no vamos a parar. Necesitamos estar unidas y coordinadas para hacer frente común contra las viejas y nuevas amenazas, y por eso os pedimos que firméis este manifiesto, porque organizadas somos más fuertes.

 

 

*imagen encontrada en las redes