Se Acaba un Año. Se Cierra un Ciclo

Con el Solsticio de Invierno damos por cerrado el año. Para celebrarlo nos trasladamos a la cumbre de nuestra isla el domingo 22 de diciembre, donde compartimos unas horas de luz, naturaleza, abrazos y aire fresco.

Como en anteriores encuentros cada una llevó comida y bebida para compartir, luego, mientras dábamos buena cuenta de los diferentes platos que desbordaban la mesa, las palabras, risas, miradas y brindis varios acompañaron pausadamente las horas.

Representadas simbólicamente también estaban, a través de la comida y objetos personales, algunas mujeres que no pudieron participar, aunque de una u otra manera nos hicieron llegar parte de su esencia para estar presentes en este día tan importante del ciclo vital.

Finalizada ya la comida, buscando el rayito de sol, que poco a poco iba escondiéndose, nos desplazamos bajo unos árboles cercanos. Allí, entre los pinos, sentadas sobre la tierra y pinocha entremezclada, preparamos un espacio central, donde simbolizar los elementos, para dar comienzo un nuevo Círculo de Mujeres.

Sin duda alguna un Círculo muy especial, renovador, lleno de palabras de agradecimiento y reconocimiento para todas. En Sororidad. Un espacio lleno de Luz, con mágicos silencios de palabras que ocupaban sonidos de la naturaleza. El viento arrullando. Los pinos meciéndose. Los pájaros revoloteando…

Mujeres con diversas experiencias compartiendo, de distintas generaciones sintiéndonos espejos las unas de las otras, mujeres de amplias miradas y profunda escucha.

Bienvenido sea el Invierno, bienvenida sea la Luz.

Gracias, Gracias, Gracias

«Parece que todo duerme en invierno, pero en realidad es un momento de renovación y reflexión.”
Elizabeth Camden